CPIU EnCPIU in English

¡Bienvenido a CPIU español! 26 de Abril, 2017

Enterese de esto

Maltrato infantil: el silencio de los inocentes

| 22 Octubre, 2013 at 11:48 am

Vivimos en una sociedad violenta. Y son los sectores más vulnerables los que padecen esa violencia con mayor rigor. Los niños integran precisamente uno de esos sectores, expuestos a la violencia por su evidente fragilidad.

Los niños sufren numerosas modalidades de violencia. Los extra familiares, los abusos de toda índole, incluidos los sexuales, y la violencia intra familiar, que es de la que nos ocuparemos en el presente informe.

Sorprende que sean los propios integrantes del grupo familiar del niño los que ejerzan violencia contra ellos. Un reducido número de casos termina en el deceso de los pequeños, pero hay otros que ni siquiera dejan rastro visible, aunque sí secuelas permanentes, como el maltrato psicológico, la violencia verbal, el desprecio o el abandono. Estas situaciones generan habitualmente problemas de relacionamiento social, de aprendizaje, fugas del hogar, desamparo, baja autoestima, ataques de ira y adicciones de distinto tipo, en este último caso sobre todo en adolescentes, entre otras.

Comparte, con la violencia de género, algunas características, como el sometimiento hacia el agresor por la relación de poder en el seno de la familia, y la dificultad para denunciar los hechos de violencia de los que los menores son víctimas. En algunos casos, la corta edad torna imposible incluso la comunicación de los episodios de agresión, de modo que los inocentes en la mayoría de los casos padecen la violencia en silencio. Y en otros, los más extremos, la violencia se torna algo natural, y hasta asumidos por quienes lo padecen como “un castigo justo”.

Según los especialistas, las causas de la violencia intra familiar contra los niños son múltiples y están asociadas al abuso de poder, la marginalidad o exclusión social del grupo familiar, el desempleo, prácticas culturales violentas, el consumo de alcohol y drogas, la impunidad, la baja autoestima del agresor, etc.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo hay 40 millones de niños y niñas menores de 15 años que son víctimas de malos tratos graves y abandono y requieren atención sanitaria y social.

En la Argentina, y en particular en Catamarca, no abundan las estadísticas que permitan cuantificar la violencia contra los niños. Sin embargo, en el año 2007, la Red Educativa Solidaria, una organización con trabajo en diversos barrios de la capital provincial informó que según sus estimaciones la mitad de los niños sufrían alguna clase de maltrato.

La Dirección de Infancia y Adolescencia del Ministerio de Desarrollo Social informó que entre agosto del año pasado y mayo del corriente año detectó 900 casos de chicos cuyos derechos fueron vulnerados. Y en este marco, los más frecuentes están vinculados con el abandono parental, la violencia familiar, las fugas de hogar y los abusos sexuales.

Los datos aportados por Unicef, establecen que en América Latina 6 millones de niños y niñas son agredidos severamente, física, sexual o emocionalmente, por sus padres o familiares, y 85 mil mueren cada año como consecuencia de esos castigos.

Casos en Catamarca

A diario se registran numerosos casos de maltrato infantil en nuestra provincia. Pero sólo unos pocos cobran trascendencia pública, ya sea por la gravedad de los hechos o porque terminan en una denuncia y en la actuación de la Justicia.

He aquí una recopilación de los casos más graves conocidos en los últimos años:

Priscila: el pasado 28 de septiembre, Diana Priscilla, una nena de 3 años, murió a causa de una golpiza. Por el hecho fue detenido el padrastro, David Chayle, quien está imputado por homicidio simple. Familiares del detenido, y el padre biológico de la nena, creen que la madre también tiene responsabilidades en el deceso. Según el informe preliminar realizado por el médico forense, el cuerpo presentaba “lesiones internas graves” y un “golpe en la zona abdominal”. La causa de muerte fue un shock hipovolémico.

Niño golpeado: el domingo 14 de julio de este año, en Valle Viejo, un individuo fue detenido acusado de haber golpeado con violencia a su hijo de 8 años. El niño fue encontrado con el rostro ensangrentado en la calle por una vecina, quien lo llevó a la Unidad Judicial. Convocada la madre a sede judicial, se negó a hacer la denuncia. En consecuencia, el menor fue alojado en Casa Cuna y el progenitor imputado del delito de “lesiones leves calificadas por el vínculo”.

Fractura de tabique nasal: El 12 de junio, la Justicia ordenó la detención de los padres de una adolescente de 16 años acusados de golpearla violentamente. La menor, que tenía fractura en el tabique nasal, fue encontrada deambulando por personal policial que recorría la zona del predio ferial. Cuando se acercaron les habría relatado llorando que se fugó de su casa tras haber recibido una golpiza de sus padres.

Por un mensaje de texto: a fines de abril del corriente año, un hombre de alrededor de 50 años fue denunciado por su esposa ante la Unidad Judicial Nº9 por haberle propinado una paliza a una de las hijas de la pareja, de 14 años. La violencia se desencadenó luego de que el sujeto leyera un mensaje de texto en el celular de la menor. Según la denuncia, el padre furioso derribó a la joven de su cama y la pateó en el piso, tras lo cual la sacó afuera de la casa. La imputación en estos casos es lesiones leves.

Pequeños abandonados: también en abril, el fiscal Mauricio Navarro Foressi, de la Unidad Fiscal de Delitos Correccionales, ordenó la detención de una mujer que dejó a sus hijos de 4 y 5 años en estado de abandono en una vivienda de la zona norte de la ciudad Capital. El dramático caso se conoció luego de que un llamado telefónico realizado por un vecino a la policía diera aviso de los llantos que provenían de un domicilio del barrio 144 viviendas. Los niños, que habrían estado solos más de 24 horas, fueron llevados a la Casa Cuna, en donde quedarían alojados. La Justicia ordenó la detención de la mujer.

Golpeó a su hijo “por vago”: mediados de febrero, un individuo domiciliado en el barrio Libertador II, en aparente estado de ebriedad, ingresó a la habitación de sus hijos y golpeó salvajemente a uno de ellos por no tener trabajo. En el dormitorio, duermen tres hermanos menores de edad. El mayor de ellos, de 17 años, puso resistencia para que su padre no golpee a nadie más. El joven resultó con diversas lesiones, por lo que realizó la correspondiente denuncia en la Unidad Judicial Nº 9.

Maltratado y abusado: en diciembre del año pasado, un menor de diez años que padece una discapacidad fue internado en un hospital de Niños con un cuadro de desnutrición. Los médicos detectaron que había sido además víctima de maltrato y abusos sexuales de vieja data, tras lo cual su abuelastro fue detenido. El niño vivía en el paraje Costa de Reyes, ubicado a 32 kilómetros de la cabecera departamental de Tinogasta, sobre la ruta provincial 3. Fuentes médicas dijeron que los médicos descubrieron que el niño presentaba “marcas productos de quemaduras y golpes”.

Abandonados por su madre: en agosto del año pasado, dos chicos 4 años y de 1 año y medio fueron rescatados del incendio de una casa ubicada en calle 9 de Julio al 1.100. Los chicos, que sufrieron lesiones leves y principio de asfixia, se encontraban solos en el inmueble. Ambos hermanitos fueron alojados en la Sala Cuna. La madre de los pequeños, que se había ausentado de la casa, recién fue localizada días después, cuando protagonizó un accidente en motocicleta en la que perdió la vida otro joven.

Quemada en un brasero: Un mes antes, una niña de seis años debió ser intervenida quirúrgicamente tras ser obligada por sus padres a sentarse sobre un brasero encendido, aparentemente como castigo. Los médicos debieron operar de urgencia a la niña para evitar que las heridas que sufrió en la zona de las nalgas y las piernas le produjeran una infección.

Encerrado y en estado de abandono: En febrero de 2011, el fiscal de instrucción Nº 2, Roberto José Mazzucco, imputó a una mujer por el delito de “abandono de personas agravado por el resultado de grave daño en la salud de la víctima y por el vínculo”, en calidad de autora. Es que en 2008, en un procedimiento policial, los efectivos encontraron a un menor de 9 años, hijo de la mujer, encerrado en grave estado de abandono en la habitación de una casa, en la zona norte de la ciudad. El niño se encontraba desnudo sobre un colchón y prácticamente sin alimentación, en una habitación de la propiedad ubicada en el barrio Altos de Choya.

Luciano: en abril de 2009, Luciano, un bebé de 18 meses, falleció como consecuencia de un politraumatismo severo de cráneo causado por presuntos golpes que recibió en su cabeza. Su madre y el concubino de ésta fueron acusados de “homicidio agravado por el vínculo” y “homicidio simple”, respectivamente. El hecho ocurrió en una vivienda de Amadores, en el departamento Paclín.

Otro bebé muerto: en junio de 2007, un bebé de un año y ocho meses, que vivía en el barrio La Esperanza junto a sus padres, murió como consecuencia de golpes propinados en la zona del cráneo y del abdomen. Por el hecho fueron detenidos los progenitores del bebé. El caso comenzó a investigarse alrededor de las 9 del domingo, cuando los padres del pequeño ingresaron al Hospital de Niños “Eva Perón” con el cuerpo del bebé ya sin vida.

“Correctivo”: En marzo de 2007, un sujeto le pegó a su hijo de 8 años varias cachetadas y luego con la hebilla de un cinto en la espalda. Citado por la Justicia, admitió los hechos, pero aclaró que su intención era la de “corregir” a su hijo porque tenía mal comportamiento. Fue imputado de lesiones leves calificadas por el vínculo.
Lo roció con alcohol y lo quemó: en febrero de 2007, Miguel Ángel Vargas Sibilo roció con alcohol y prendió fuego a su hijo. Llegó a juicio en 2011 acusado de “lesiones graves doblemente calificadas por el vínculo y por la alevosía”, pero finalmente llegó a un avenimiento con la víctima, que se fue a vivir a Ushuaia con otros familiares y quedó en libertad, pero debió resarcirla económicamente.
Homicidio preterintencional agravado. En septiembre de 2005 un hombre fue condenado a 18 años de prisión por homicidio preterintencional agravado en contra de su hijo. Según la calificación, los jueces entendieron que el imputado no quiso provocar la muerte de su hijo. Pero fue la brutal paliza que le pegó la que ultimó al pequeño.

Línea 102 de Atención al Niño en Peligro

En Catamarca, como en otras ciudades del país, funciona la línea telefónica 102 de Atención al Niño en Peligro. El servicio recibe por año más de 4.000 llamados, que advierten sobre acciones que atentan contra la integridad de menores en la provincia.
Si bien hay que aclarar que algunos de estos llamados terminan siendo falsas denuncias, las que generan inconvenientes en el funcionamiento del servicio, durante 2012, 255 de ellos derivaron en denuncias concretas que posibilitaron la acción y el resguardo de la integridad de los menores.
La mayor parte de las denuncias son realizadas por familiares de la víctima, vecinos, instituciones y, en un menor porcentaje, por las propias víctimas.
La línea 102 funciona las 24 horas, los 365 días del año, y se trata de un servicio totalmente gratuito.
La coordinadora del servicio, que depende de la Dirección de Mujer, Infancia y Familia, del Ministerio de Desarrollo Socia, es Judith Quinteros.

Texto: Marcelo Gallo
Colaboración: Gabriela Castro

Fuente: Elancastí

Be Sociable, Share!

Haz un trackback desde tu sitio: http://www.cpiu.es/2013/noticias/maltrato-infantil-el-silencio-de-los-inocentes/trackback/

Comentarios:

Haz login y escribe un comentario.