CPIU EnCPIU in English

¡Bienvenido a CPIU español! 29 de Abril, 2017

Enterese de esto

Juicio por maltrato infantil conmociona a Los Ángeles

| 21 Agosto, 2014 at 09:02 am

En mayo de 2013, Gabriel Fernández, de 8 años, murió como consecuencia de los abusos de su madre y su pareja. Ahora, se conocen los detalles del calvario que vivió en sus últimos meses

El último tiempo antes de morir, Gabriel Fernández, de sólo 8 años, vivió un verdadero calvario por el abuso de su madre y la negligencia de las autoridades. Según informó el diario La Opinión de Los Ángeles, el fiscal de distrito adjunto Jonathan Hatami lo calificó como “más severo que el que reciben muchos prisioneros de guerra”.

El pequeño Fernández murió el 22 de mayo de 2013, luego de que presuntamente fuera golpeado por su madre Pearl Fernández y la pareja de ésta, Isauro Aguirre, por no querer recoger sus juguetes. Ahora, gracias a los documentos y testimonios presentados ante la corte, se se supo que el niño soportó el maltrato de sus familiares en muchas más oportunidades que en aquella jornada trágica.

Por la declaración de su hermano Ezequiel, de 13 años, se pudo reconstruir que el niño fue arrastrado a una habitación, y luego se escucharon gritos y golpes. Más tarde, “todo quedó en silencio y mi mamá salió asustada y me dijo que inventara una historia porque iba a llamar a los paramédicos, y me dijo que dijera que Gabriel y yo estábamos jugando en la habitación y que él se golpeó la cabeza contra el gabinete”, declaró el joven ante la justicia.

Fernández llamó al 911 y dijo que Gabriel se había golpeado la cabeza contra un mueble y no estaba respirando. Una vez que arribaron a la residencia, los paramédicos encontraron a Gabriel desnudo en su habitación, con el cráneo y tres costillas fracturadas, y balines incrustados en su pulmón y testículos. “Fue como si cada pulgada en este niño hubiese sido abusada”, dijo James Cermak, paramédico que atendió al niño, en su declaraciñon.

De los testimonios presentados a la corte, se desprende que esa no fue la primera vez en que el niño Gabriel Fernández sufrió la ira de sus familiares. En una ocasión, la madre y su novio lo encerraron en un gabinete y le taparon la boca con calcetines y una bandana. Además, cuando hacía sus necesidades fisiológicas adentro, lo obligaban a limpiarlo; fue obligado a comer su propio vómito y comida descompuesta. En otra oportunidad, fue golpeado en la boca con un palo, tumbándole varios dientes.

El largo catálogo de perversiones, continúa: Fernández y Aguirre rociaron gas pimienta en el rostro de Gabriel, y lo obligaron a comer excrementos de sus gatos. Aguirre, incluso, ahorcó y empujó al pequeño. Además de decirle “gay” cuando lo sorprendían jugando con muñecas, lo obligaban a vestir ropa de niña para ir a la escuela.

Gabriel fue golpeado con la hebilla del cinturón, con un gancho de metal para colgar ropa, con un bate de béisbol y con un palo de madera.

Fernández y Aguirre enfrentan ahora un juicio por asesinato y tortura, cargos por los que se han declarado “no culpables”.

Los abusos sufrido por Gabriel fueron reportados en varias oportunidades, pero las autoridades no encontraron motivos para apartarlo de la casa. Por el caso, cuatro empleados del Departamento de Servicios para Niños y Familias fueron despedidos.

Ver más: Los Ángeles

Fuente: Infobae

Be Sociable, Share!

Haz un trackback desde tu sitio: http://www.cpiu.es/2014/noticias/juicio-por-maltrato-infantil-conmociona-a-los-angeles/trackback/

Comentarios:

Haz login y escribe un comentario.